kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

#99 Descentralización (I): bisagras en la Historia, individuos soberanos y un futuro por descubrir

0:00
25:16
Retroceder 15 segundos
Avanzar 15 segundos

(NOTAS Y ENLACES DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/99-descentralizacion-i-bisagras-en-la-historia-individuos-soberanos-y-un-futuro-por-descubrir/)

Hay en este podcast algunos patrones, unos más evidentes que otros, aunque todos suelen tener que ver con mis obsesiones. Un tema que se repite, de una forma u otra, porque me obsesiona bastante últimamente, es aquello que tiene que ver con mi sensación de que estamos en una época de transición. 

No sé si esta sensación es cierta, a veces sospecho que todos los seres humanos de todas las generaciones habrán tenido una similar; por aquello de que el tiempo en el que vivimos nos parece el más importante que ha existido. 

Pero dejando posibles sesgos a un lado, creo que hay motivos objetivos para pensar que estamos en algún tipo de transición. Y, en el fondo, de intentar entender si es cierto o no y por dónde pueden ir los tiros han ido muchos capítulos de kaizen, desde distintas perspectivas. Como los que dedicamos a si estábamos ante un mundo estancado o a todas esas promesas que generan tecnologías como CRISPR o la inteligencia artificial

De forma menos evidente, el capítulo de hace unas semanas dedicado a la cultura hacker, tiene también mucho que ver con esto. Porque en esa sensación que tengo de transición, como te decía entonces, creo que esa mentalidad hacker resuena mucho con el mundo en el que vivimos y, sobre todo, con el que tal vez vivamos. 

Incluso aquellas lecciones de la historia de los Durant, de las que hemos hablado bastante, también tienen que ver con este tema. Porque están llenas de bisagras en la Historia, de momentos en los que las cosas cambian, normalmente de forma casi pendular, yendo de un extremo a otro. Y es que tengo una intuición a medio formar, de la que te hablé en aquel capítulo 90 de ideas inconexas: en esa posible transición en la que estaríamos embarcados, cada vez veo más señales de fragmentación y descentralización, como si estuviéramos poco a poco empezando a desmontar y reorganizar nuestro mundo desde los cimientos. 

En fin, que hoy no vamos a resolver si esa transición existe o no y menos aún hacia dónde nos llevaría; es más, no creo que nadie esté capacitado para hacerlo, yo seguro que no, pero lo que sí vamos a hacer hoy es intentar aterrizar esa intuición y añadir una pieza más al rompecabezas. 

Una según la cual todo el desarrollo tecnológico que hemos vivido alrededor de las telecomunicaciones y la informática en los últimos 60 años nos va a propulsar a una sociedad radicalmente diferente, con sus luces y con sus sombras. Y en ese cambio, esas criptomonedas con nombres raros que tanto suben y bajan de valor últimamente, jugarían un papel fundamental.

Otros episodios de "kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago"

  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #106 La especialización es para los insectos

    26:31

    (NOTAS COMPLETAS DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/106-la-especializacion-es-para-los-insectos/)Por extraño que parezca, a mí desde luego me lo pareció, hace unas semanas tuve el enorme honor de participar en un congreso sobre innovación educativa. De hecho, tan raro me parecía, que empecé mi ponencia diciendo que si aquello fuera una película de los 90, seguramente estarían viendo un primer plano de mi cara, con más ojeras aún de las habituales, una gota de sudor cayéndome por la frente y una expresión de agobio. Probablemente, también verían como me costaba tragar. El siguiente plano, creo, habría sido lo que yo veía: los focos deslumbrantes, el público, las cámaras... En algún momento se congelaría la imagen y mi voz en off diría algo así como: “Os preguntaréis qué hago aquí. Yo también me lo pregunto”.Les explicaba después que últimamente, sin saber muy bien cómo, me veo cada vez más en situaciones que ponen a prueba a mi síndrome del impostor. Aquel congreso era una de esas situaciones y, de hecho, me planteé seriamente titular a mi charla “no sé cómo me he colado aquí”. Pero me sonó poco comercial. Al final, acabé titulándola “La especialización es para los insectos” y, dándole vueltas después, me dí cuenta de que en realidad aquella charla era un buen resumen de muchas cosas que hemos visto sueltas hasta ahora en kaizen, pero que nunca había  puesto juntas. En realidad, en el fondo, se convirtió en una reflexión sobre mi propio aprendizaje en estos casi tres años del podcast. Al menos, alrededor de, precisamente, cómo y qué aprender durante toda mi vida.Así que me planteé simplemente pedir permiso a la organización y ponerte la grabación de la charla como capítulo. Pero al final, como siempre, he acabado eligiendo la opción más complicada: regrabarla y aprovechar para añadir algunas referencias más. Y lo que ha salido es este capítulo de hoy en el que, si has escuchado todos los anteriores del podcast vas a encontrar un montón de cosas que te suenen, aunque espero que te guste escucharlas así, juntas. Y, si no los has escuchado, lo que me gustaría es que despierte tu curiosidad por algunos de estos temas y que después puedas ir tirando del hilo.
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #105 Ramón Nogueras - juegos de rol, cambios de opinión y El Nota

    1:18:11

    (NOTAS COMPLETAS DEL CAPÍTULO: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/105-ramon-nogueras-juegos-de-rol-cambios-de-opinion-y-el-nota/)Es curioso, porque en los más de 100 capítulos que llevamos de kaizen hemos hablado en bastantes de ellos de psicología, pero no habíamos hablado con ningún psicólogo aún. Eso, claro, había que remediarlo y creo que hoy lo hacemos a lo grande. Y es que ésta es la primera entrevista de esta cuarta temporada, y con lo que te acabo de decir te puedes imaginar las ganas que tenía de hacerla. De hecho, como seguro que notarás cuando lo escuches, se me quedaron bastantes temas en el tintero. Y eso a pesar de la generosidad de mi invitado, Ramón Nogueras, que se ofreció a que nos extendiéramos más allá del tiempo que habíamos acordado; pero daba la casualidad de que yo me tenía que ir a la boda de mi mejor amigo. En cualquier caso, la próxima vez que hable con Ramón, porque habrá próxima vez, me aseguraré de liberar la agenda. Prometido. Porque Ramón da para mucho. Además de un reputado psicólogo, es docente, consultor y divulgador. De hecho, te he hablado de su libro, “Por qué creemos en mierdas” en más de un capítulo y no puedo sino recomendártelo otra vez. No es sólo una lectura divertidísima para comprender cómo podemos acabar teniendo enormes grupos de gente que cree en las teorías y conspiraciones más extrañas; sino que es una magnífica introducción a muchos mecanismos psicológicos que son fundamentales en nuestra vida, como la disonancia cognitiva o esos sesgos de los que tanto hemos hablado en el podcast.  Y por si todo eso fuera poco, Ramón es, simplemente, un tipo interesantísimo con el que hablar de cualquier cosa. Normal que se me quedaran cosas en el tintero…De verdad espero que disfrutes tanto como yo lo hice con esta conversación con el gran Ramón Nogueras.
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    No te pierdas ningún episodio de kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago. Síguelo en la aplicación gratuita de GetPodcast.

    iOS buttonAndroid button
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #104 En busca de la felicidad (III): Cursilerías, Metallica y sandwichitos de Nocilla

    36:29

    (NOTAS COMPLETAS DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/104-en-busca-de-la-felicidad-iii-cursilerias-metallica-y-sandwichitos-de-nocilla/(opens in a new tab))Le leía a Joan Tubau justo antes de este pasado verano que, según Goethe, sólo tenemos once días felices en nuestras vidas y que él, Joan, cuenta cuatro en sus 31 años y que todos tienen un mismo patrón: buena compañía, ausencia de miedo y libertad de movimiento. Aunque no recuerda ser feliz en los momentos en los que lo fue, porque simplemente estaba disfrutándolos. No sé si sus números cuadran o si esa receta de buena compañía, ausencia de miedo y libertad de movimiento nos asegura vivir días felices, aunque creo que no va desencaminada. Tampoco sé si vamos a conseguir mejorarla en este podcast, pero vamos a intentar hacerla un poco más tangible. Porque hoy toca, por fin, empezar a hablar de técnicas y estrategias que, según algunos psicólogos, podemos usar de manera intencional para combatir esos mecanismos que nos hacen más difícil encontrar nuestra felicidad. Y  ésa es la palabra clave de esa frase, “intencional”, porque estas estrategias son muchas veces contraintuitivas, no nos salen naturales, y van a requerir un esfuerzo. Eso, de hecho, significa que a veces seremos capaces de ponerlas en práctica y otras… pues aquello de que la cabra tira al monte. Nadie dijo que la felicidad fuera sencilla, ¿no?
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #103 Creatividad (I): roba como un artista

    30:05

    (NOTAS COMPLETAS Y ENLACES DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/103-creatividad-i-roba-como-un-artista/)Desde la primera temporada de kaizen, tenía pendiente dedicar algunos capítulos a la creatividad. Todo empezó por culpa de un capítulo de un famosísimo podcast americano, del que ya te he hablado alguna vez: Revisionist History, de Malcolm Gladwell. El capítulo 7 de su primera temporada está dedicado prácticamente por completo a la increíble historia de una canción. Me gustó tanto, que mi primera idea era casi directamente copiarlo y contártela igual. Pero me sabía a poco, no sabía muy bien cómo enfocarlo. Hasta que pensé que, precisamente, podía enfocarlo por ahí: por cómo ser originales copiando.Y es que la originalidad no existe. Todo se construye sobre lo anterior. De eso va el capítulo de hoy. Porque hoy vamos a hablar de creatividad, aunque ¡vete tú a saber a quién se lo habré copiado!
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #102 Descentralización (II): una casita en Nueva Zelanda

    23:03

    (NOTAS Y ENLACES DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/sin-categoria/102-descentralizacion-ii-una-casita-en-nueva-zelanda/)Uno de los cabos sueltos que dejamos al final de la temporada anterior de kaizen fue el de la descentralización. Te decía entonces que un tema que me obsesiona últimamente es la sensación que tengo de que estamos en una época de transición. Me temo que el verano no ha conseguido que se me pase, hay algunas taras que son persistentes. Qué le vamos a hacer. No sé si es cierto que estamos en una época de transición, aunque creo que sí, y tengo claro que de serlo, lo es por muchos factores y de muchas maneras, no de una única. Pero como ya hablamos en la temporada pasada, creo que entre los posibles motivos para un cambio radical en nuestra sociedad está el efecto que internet tiene al descentralizar aspectos que han sido tan esenciales para el mundo que conocemos como la comunicación o la educación. Porque, sí, sigue habiendo medios de comunicación y escuelas y universidades, pero también - y cada vez más - miles de pequeños creadores de contenido que informan, entretienen y a veces hasta educan. También sucede, y puede suceder mucho más aún, con las finanzas, con unas consecuencias más profundas que ganar algo de dinero invirtiendo en Bitcoin por ejemplo. De eso iba, precisamente, el capítulo 99 de kaizen, en el que te hablaba de las predicciones de ese libro que tanto influyó a Peter Thiel. Y no sólo a él, sino también a muchos otros. En aquel capítulo, dimos los primeros pasos para intentar entender por dónde pueden ir los tiros si la revolución crypto, por ejemplo, acaba triunfando. Te animo a escucharlo antes que éste si no lo has hecho aún, porque, si no, lo mismo te cuesta un poco seguir algunas referencias. Sólo a modo de recordatorio, te diré que la esencia de ese capítulo - y en el fondo del libro - es que las naciones estado democráticas que conocemos hoy en día podrían quedarse obsoletas. A medida que la tecnología permite a más porcentaje de la población ganar y controlar su dinero de forma anónima y desde cualquier parte del mundo, habría una especie de cambio en el equilibrio de poder entre los estados y los ciudadanos. Los estados hasta ahora se podían permitir ser poco eficientes y gastar mucho al tener a la mayor parte de sus ciudadanos anclados a su territorio y, por lo tanto, sometidos a sus normas e impuestos. Pero parece que se abre una nueva realidad en la que determinadas profesiones cada vez tienen más fácil trabajar desde cualquier sitio y, además, cobrar de formas que son anónimas y que dejan su dinero a salvo de cualquier tipo de confiscación, robo o impuesto. Y no sólo eso, sino que consiguen capturar una parte de la economía proporcionalmente mayor que el resto. Todo esto vendría a ser el principio de un bucle de realimentación en el que los estados pierdan cada vez más poder y más ingresos, y se vean obligados a competir por atraer a los ciudadanos de mayor valor, que, a su vez, simplemente tratarían a esos estados como proveedores de servicios, eligiendo en cada momento a aquel que mejor se adapte a sus necesidades o creencias. Y esto, que para los que se beneficien de ello puede sonar idílico, tiene indudablemente derivadas complicadas. De hecho, se mire como se mire, el libro tiene tintes apocalípticos. Porque a medida que los estados pierden poder e ingresos las cosas empiezan a complicarse.Al final del capítulo anterior nos quedamos justo al borde del posible colapso que esto traería. Hoy toca ver cómo sucedería, en qué consistiría realmente ser un individuo soberano y qué señales hay en el presente de si vamos - o no - en esa dirección.
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #101 En busca de la felicidad (II): el malquerer, supermodelos y corazones rotos

    32:50

    (NOTAS Y ENLACES COMPLETOS AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/101-en-busca-de-la-felicidad-ii-el-malquerer-supermodelos-y-corazones-rotos/)“La publicidad se basa en una cosa, la felicidad. Y, ¿sabes que es la felicidad? La felicidad es el olor de un coche nuevo. Es ser libre de las ataduras del miedo. Es una valla en un lado de la carretera que te dice que lo que estás haciendo lo estás haciendo bien. Que tú estás bien”Así explicaba ese encantador de serpientes llamado Don Draper la felicidad. Pero eso no es más que la definición de un publicista. Y por más fan que yo sea del personaje, me temo que nos ayuda muy poco en este camino de buscar la felicidad.Si escuchaste el primer capítulo de este especial, recordarás que los psicólogos tienden a diferenciar dos componentes en eso que llamamos felicidad: 1) el bienestar emocional, es decir, experimentar emociones positivas y 2) la satisfacción con la vida, es decir, estar satisfechos con la evaluación que hacemos de nuestra vida. Normalmente hay cierta tensión entre ambas, porque la mayor parte de las cosas que nos dan una de ellas, no nos dan necesariamente la otra, o incluso a veces son contraproducentes para la otra. Y viceversa. Pero lo queremos todo. Así somos los humanos. Para complicar más el asunto, resulta que incluso cuando alcanzamos algo que nos hace felices, nuestra naturaleza nos empuja a que dejemos de apreciarlo. Igual que nos adaptamos a circunstancias negativas y redefinimos nuestras expectativas, lo hacemos también con las positivas. Es lo que los psicólogos llaman la adaptación hedónica.Así que, como decíamos al final de aquel capítulo, seguramente el mayor problema de la felicidad es que no es un estado que se alcanza y en el que nos quedamos a vivir. No es un destino. No basta con seguir una lista de tareas o un mapa y llegar a ella. Es, o al menos eso parece decir la ciencia, una especie de proceso de búsqueda continuo, en el que, una vez que la alcanzamos se diluye y tenemos que reencontrarla, una y otra vez. Con la trampa de que reencontrarla no tiene tanto que ver con buscar, como con favorecer que aparezca. Ese proceso depende mucho de nuestros hábitos, de nuestra mentalidad respecto a lo que nos pasa y cómo vivimos y también de cómo tomamos algunas decisiones en la vida. Tras dedicarle unos cuantos meses de investigación al tema, mi conclusión es que aunque nada nos garantiza ser felices, sí hay estrategias para intentar que sea un poco más fácil conseguirlo. De ellas hablaremos en éste y en algún capítulo más. Y vamos a empezar por todas esas cosas que queremos, porque creemos que nos harán felices, y que, sin embargo, no lo hacen.
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    Muy pronto... kaizen T04

    7:51

    Se acabó el verano. O, al menos, mis vacaciones. kaizen ya casi, casi está de vuelta. Y, como demuestra este trailer, me he dejado la vergüenza y la voz en las vacaciones. Esperemos que vuelvan.La semana que viene empezaremos la cuarta temporada del podcast y espero que tengas tantas ganas como yo.Porque ha sido un verano bastante productivo. Es más, llego con muchas ganas de volver a grabar capítulos. o sé si habré encontrado la clave de la felicidad, pero sí he leído un montón de libros y he podido preparar unos cuantos temas para el podcast ya. Y ya que te tengo por aquí, te quiero contar algunas novedades. Escucha, escucha...
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #100 En busca de la felicidad (I): Gardel, una rueda de hamsters y la tozuda realidad

    30:57

    (NOTAS Y ENLACES DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/100-en-busca-de-la-felicidad-i-gardel-una-rueda-de-hamsters-y-la-tozuda-realidad/)Tengo una pregunta bastante personal para ti. Pero no te preocupes, porque obviamente no voy a poder oír lo que respondes. Así que hazlo con sinceridad: de 0 a 10, ¿cómo de feliz dirías que eres?¿Lo tienes? Pues empecemos… En ocasiones, me parece que vivimos en un mundo dominado por esos escaparates en los que hemos convertido a las redes sociales, donde siempre, o casi siempre, mostramos nuestra mejor cara, los planes más divertidos o las comidas más apetecibles. Muchas veces, incluso, tengo la sensación de que cuando nos permitimos ser vulnerables y contar en esas mismas redes sociales que las cosas no van bien en algún aspecto de nuestra vida, no dejamos de hacer un poco lo mismo: de alguna manera, reclamamos una dosis rápida de dopamina, en forma de likes, retweets o comentarios. Algo que nos haga sentir bien, aunque sólo sea por un instante.  Así que en este mundo tan aparentemente feliz, supongo que tengo una pequeña confesión que hacer: a mí me cuesta ser feliz. No me malinterpretes, no te preocupes: no estoy triste, ni mucho menos deprimido, nada por el estilo. Eso son palabras mayores que, sin duda, hay que tratar con especialistas cuando se sufren. No es eso. Cuando empecé a escribir este capítulo, hace unos meses, ponía que si yo tuviera que responder a la pregunta que te hacía al principio del todo, seguramente la mayor parte de las veces mi nota sería alrededor del 6. En este momento está más cerca del 7, la verdad. Será que ya veo asomarse por el calendario las vacaciones.En cualquier caso, no es que esté mal, ya quisiera yo haber sacado un 6 a la primera en más de una asignatura de la carrer y no tener que presentarme unas cuantas veces más hasta aprobar. Pero cuando sólo tenemos una vida y hemos crecido educados en que lo más importante en esta vida es ser felices, pues un 6... como que sabe a poco, ¿no?Y no sólo sabe a poco, sino que es frustrante a veces. No sé si tú te has planteado esto, pero si miro objetivamente mi vida, tendría que tener mucho más que un 6. Para empezar, por nacer en un país desarrollado y en paz, por no tener que temer por mi subsistencia, por tener un techo bajo el que vivir. Por estar sano y que mi familia esté razonablemente sana. Por tener un trabajo estupendo y una novia que me aguanta. ¡Si hasta tengo un podcast en el que contar estas chaladuras mías! ¡Debería ser no un 6, sino un 12! Y sin embargo, casi todo el tiempo se siente como un 6. El caso es que esto no me pasa sólo a mí. La inmensa mayoría de nosotros, independientemente de nuestras circunstancias, nos sentimos así. La estadística dice que habitualmente respondemos alrededor del 6. Por eso, desde la primera temporada de kaizen, éste, el de la felicidad, ha sido un tema que siempre he querido tratar. Y hoy, por fin, 100 capítulos después, ha llegado el momento.
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #99 Descentralización (I): bisagras en la Historia, individuos soberanos y un futuro por descubrir

    25:16

    (NOTAS Y ENLACES DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/99-descentralizacion-i-bisagras-en-la-historia-individuos-soberanos-y-un-futuro-por-descubrir/)Hay en este podcast algunos patrones, unos más evidentes que otros, aunque todos suelen tener que ver con mis obsesiones. Un tema que se repite, de una forma u otra, porque me obsesiona bastante últimamente, es aquello que tiene que ver con mi sensación de que estamos en una época de transición. No sé si esta sensación es cierta, a veces sospecho que todos los seres humanos de todas las generaciones habrán tenido una similar; por aquello de que el tiempo en el que vivimos nos parece el más importante que ha existido. Pero dejando posibles sesgos a un lado, creo que hay motivos objetivos para pensar que estamos en algún tipo de transición. Y, en el fondo, de intentar entender si es cierto o no y por dónde pueden ir los tiros han ido muchos capítulos de kaizen, desde distintas perspectivas. Como los que dedicamos a si estábamos ante un mundo estancado o a todas esas promesas que generan tecnologías como CRISPR o la inteligencia artificial. De forma menos evidente, el capítulo de hace unas semanas dedicado a la cultura hacker, tiene también mucho que ver con esto. Porque en esa sensación que tengo de transición, como te decía entonces, creo que esa mentalidad hacker resuena mucho con el mundo en el que vivimos y, sobre todo, con el que tal vez vivamos. Incluso aquellas lecciones de la historia de los Durant, de las que hemos hablado bastante, también tienen que ver con este tema. Porque están llenas de bisagras en la Historia, de momentos en los que las cosas cambian, normalmente de forma casi pendular, yendo de un extremo a otro. Y es que tengo una intuición a medio formar, de la que te hablé en aquel capítulo 90 de ideas inconexas: en esa posible transición en la que estaríamos embarcados, cada vez veo más señales de fragmentación y descentralización, como si estuviéramos poco a poco empezando a desmontar y reorganizar nuestro mundo desde los cimientos. En fin, que hoy no vamos a resolver si esa transición existe o no y menos aún hacia dónde nos llevaría; es más, no creo que nadie esté capacitado para hacerlo, yo seguro que no, pero lo que sí vamos a hacer hoy es intentar aterrizar esa intuición y añadir una pieza más al rompecabezas. Una según la cual todo el desarrollo tecnológico que hemos vivido alrededor de las telecomunicaciones y la informática en los últimos 60 años nos va a propulsar a una sociedad radicalmente diferente, con sus luces y con sus sombras. Y en ese cambio, esas criptomonedas con nombres raros que tanto suben y bajan de valor últimamente, jugarían un papel fundamental.
  • kaizen con Jaime Rodríguez de Santiago podcast

    #98 Disonancia Cognitiva: trabajos poco estimulantes, aliens y falsos recuerdos

    25:43

    (NOTAS Y ENLACES DEL CAPÍTULO AQUÍ: https://www.jaimerodriguezdesantiago.com/kaizen/98-disonancia-cognitiva-trabajos-poco-estimulantes-aliens-y-falsos-recuerdos/)Normalmente, es difícil saber cuál es el instante exacto en el que se produce un gran descubrimiento. Sí, todos pensamos en esos momentos “eureka”, en los que en un ataque de inspiración alguien entiende una verdad fundamental que cambiará el mundo.  Como cuando House se daba cuenta de que lo que tenía el paciente no era Lupus mientras discutía con alguien por cualquier otro tema. Pero lo cierto es que nada tiene un único principio, todo se construye sobre lo que hubo antes.Sin embargo, las historias sí necesitan un comienzo. Y la que te quiero contar hoy, también, aunque empiece casi por accidente. Es 1945, y con apenas 26 años, un joven psicólogo llamado Leon Festinger se une al MIT para trabajar en el Centro de Investigación de Dinámicas de Grupo que acaba de fundar una de las grandes eminencias de la psicología de la época, Kurt Lewin. En uno de sus primeros trabajos, el joven Festinger se encarga de estudiar algo que suena de todo menos apasionante: el impacto de la arquitectura y la ecología en la satisfacción de los estudiantes de la universidad con respecto a sus residencias. Todos hemos tenido trabajos de esos al principio de nuestra carrera. Curiosamente, como parte de aquel estudio, Festinger y sus colaboradores encontraron algunos hallazgos poco esperados al fijarse en cómo se formaban los grupos de amigos. Descubrieron algo inesperado: la proximidad física predecía mejor los lazos sociales que tener gustos o creencias similares. En otras palabras: que tendemos a hacernos amigos de nuestros vecinos o, mejor dicho, que las amistades tienden a surgir según con quién nos encontremos más a menudo. Así contado no parece el descubrimiento del siglo, y según mi propia experiencia no sé cuánta gente sigue haciéndose amiga de los vecinos, pero éste fue el primer paso de un camino que llevaría a uno de los grandes descubrimientos de la psicología: la disonancia cognitiva.

Descubre los mejores podcast en la aplicación gratuita de GetPodcast.

Suscríbete a tus podcast favoritos, escucha episodios cuando estés sin conexión y déjate sorprender por las recomendaciones personalizadas.

iOS buttonAndroid button