El Anecdotario podcast

¿Qué quieres ser cuando seas grande?

0:00
26:53
Retroceder 15 segundos
Avanzar 15 segundos

La historia de hoy arranca con una pregunta, que les hacemos a ustedes, nuestros queridísimos y estimadísimos oyetes: si no tuvieran que preocuparse por plata, ¿cuál sería su trabajo ideal? ¿Alguna vez lo han pensado? Por ponerles un ejemplo, yo, Rafael Abuchaibe, siempre he querido ser director de cine. Toda la vida, desde que vi Jurassic Park en cine, en el 93. Ese siempre ha sido el sueño, el cine. ¿Ya pensaron en el sueño de ustedes? Ok, entonces, ahora, les hacemos una segunda pregunta. ¿Ya lo cumplieron?

Otros episodios de "El Anecdotario"

  • El Anecdotario podcast

    La rata de Camboya

    7:03

    Vi que condecoraron a una rata. En Camboya. Al parecer llevaba muchos años encontrando minas antipersonales. ¿Cuántos años? No sé. Podrían ser 5 o 6. Si un año nuestro es 7 de un perro, ¿cuál es el equivalente para las ratas? Más, me imagino, porque uno tiende a creer que entre más pequeños son los animales, duran menos. Un elefante dura mucho. Un hámster, poco. Muy poco. Aunque un loro dura más que cualquier perro. Pero lo importante es la rata.Condecoraron a una rata por encontrar minas antipersonales. Cuando vi la noticia en la Deutsche Welle había una foto de la rata. Medía unos 30 centímetros, sin contar la cola. ¡Una señora rata! Y llevaba un listón azul claro en el cuello, con una medalla dorada sobre el pecho. O no sobre el pecho, sino colgando. La medalla le cuelga a la rata, porque está en cuatro patas. Si se parara en dos, le reposaría sobre el pecho. Pero nunca he visto una rata en dos patas, y mucho menos una rata condecorada.¿Por qué le dieron una medalla? No creo que a la rata le importe. Las medallas son una representación del reconocimiento por el trabajo que ya hicimos, y son algo agradable de tener, porque se las podemos mostrar a nuestros amigos, cuando nos visitan. O a nuestros nietos, en las reuniones familiares. O podemos enmarcarlas en unos cajones pequeños con fondo de terciopelo, y ponerlas en la biblioteca de la casa, para verlas desde lejos, cuando lavamos los platos o leemos el periódico. Estoy seguro de que la rata de Camboya no tiene nada de eso. Ni amigos que la visiten, ni nietos que la quieran, ni biblioteca. No tiene platos que lavar ni periódico que leer. No porque no le gusten esas cosas, o porque sea de Camboya, sino porque esas no son cosas de ratas¿Qué le importará a la rata? Debe haber algo que le entusiasme, tanto como una medalla a alguien que le importen las medallas. Algo debe haber. Ni las ratas son tan desinteresadas. No sé qué podrá ser. Nunca he visto a una rata desminando, solo a perros. En televisión, por supuesto. Y aunque no sé mucho de ratas, sí sé de perros. No mucho, pero algunas cosas. Por ejemplo, sé que tampoco les importan las medallas. Lo que más les importa es un juguete, su juguete favorito, el que los entrenadores usan como premio cuando encuentran una mina. O sea, esa es su medalla. Los perros son condecorados cada vez que encuentran una mina. Tal vez con las ratas pase lo mismo. No las puedes condecorar como a un humano, porque lo que más quieren es ese estímulo inmediato, y las medallas no reconocen lo que acaba de pasar, sino lo que ha venido pasando o lo que pasó hace muchos años. Como 5 años, que para uno no es mucho, pero para una rata sí lo es ¿Te acuerdas, rata de Camboya, de la mina que encontraste en ese campo, hace 4 años? Pues aquí tienes una medalla para recordártelo y agradecerte tu trabajo. Trabajo para el que te entrenaron, y que imagino nunca quisiste hacer voluntariamente. No sé mucho de ratas, pero dudo que ese fuera su sueño, aprender a desminar, privándose de sueño y alimento a cambio de una carrera de servicio ¿O no? ¿No es así el adiestramiento de ratas? ¿Una tortura a un animalito? No lo sé. No sé de ratas y tampoco de entrenamiento de ratas para desminado.Leo en la nota que la rata se llama Magawa, que desminó por cinco años antes de jubilarse, y que la jubilaron porque llegaron ratas nuevas. Y ahora Magawa tiene otro trabajo: Entrena a las ratas más jóvenes. O sea, la rata de Camboya fue desplazada. Tal vez la jubilaron de forma temprana, porque vinieron mejores ratas, con ideas frescas o métodos de desminado actualizados. No creo que a0020las ratas nuevas les importe mucho, y tampoco creo que a la rata de Camboya le importe que su carrera de desminado haya terminado ¿Debería referirme a la rata como Magawa? Creo que no. Le seguiré diciendo la rata de Camboya. Si no le importan las medallas, ni su carrera, ni lo que piensen de ella las ratas más jóvenes, mucho menos le importará cómo se refieran a ella. Y no porque sea una rata segura de lo que es, sino porque esas no son cosas de ratas. Al menos eso creo, no sé mucho de ratas.Leo que Magawa es macho. Un dato innecesario y terriblemente inconveniente. No pienso volver sobre el texto y corregir donde me referí a la rata como ella. Dije que era ¡una señora rata! Decirlo de otra forma es restarle impacto a su tamaño. Ahora leo que la rata de Camboya no es de Camboya. Es de Tanzania, pero la llevaron a Camboya porque es el segundo país con más minas antipersonales después de Afganistán. ¿Y por qué no la llevaron a Afganistán? Tal vez la rata de Camboya no es tan buena como las ratas de Afganistán, que seguramente también están condecoradas. No voy a decirle tampoco la rata de Tanzania.La rata de Camboya fue entrenada, trabajó, ahora está jubilada, entrenando ratas más jóvenes y fue condecorada por sus años de servicio. Todas son cosas que no le importan a la rata de Camboya. Ha vivido una vida de la que nunca tuvo el control. Podrían dejarla libre, por los campos de Camboya, o de Tanzania, para que viva a sus anchas los años que le quedan. Leí que las ratas duran hasta 12 años. Asumiendo que la rata de Camboya fue reclutada a una temprana edad, o como a los dos años, y fue jubilada a los 7, tiene toda una vida por delante. Podría hacer lo que siempre soñó y nunca sabremos qué es, y dejar atrás esa vida de minas y condecoraciones a la que le entregó sus mejores años.
  • El Anecdotario podcast

    ¿Qué quieres ser cuando seas grande?

    26:53

    La historia de hoy arranca con una pregunta, que les hacemos a ustedes, nuestros queridísimos y estimadísimos oyetes: si no tuvieran que preocuparse por plata, ¿cuál sería su trabajo ideal? ¿Alguna vez lo han pensado? Por ponerles un ejemplo, yo, Rafael Abuchaibe, siempre he querido ser director de cine. Toda la vida, desde que vi Jurassic Park en cine, en el 93. Ese siempre ha sido el sueño, el cine. ¿Ya pensaron en el sueño de ustedes? Ok, entonces, ahora, les hacemos una segunda pregunta. ¿Ya lo cumplieron?
  • El Anecdotario podcast

    No te pierdas ningún episodio de El Anecdotario. Síguelo en la aplicación gratuita de GetPodcast.

    iOS buttonAndroid button
  • El Anecdotario podcast

    El arquero de Argentina

    11:47

    Esta es una historia de fútbol y redes sociales. Les pedimos a varios argentinos que interpretaran mensajes que recibió Juan Camilo después de que escribiera un twit sobre la eliminación de Colombia de la Copa América 2021, a manos de la selección argentina. Una historia corta, y con muchas groserías, escrita y leída por Juan Camilo Gómez.
  • El Anecdotario podcast

    La Salida

    27:49

    Esta semana, en El Anecdotario, una historia de cómo se acaban poco a poco las esperanzas de escapar de uno de los lugares más peligrosos del mundo, y cómo nos sacan de la oscuridad nuestra fe y los amigos que hacemos en el camino.
  • El Anecdotario podcast

    Seres espeluznantes

    11:29

    Como se acerca Halloween, quisimos compartir con ustedes una historia diferente, de seres espeluznantes que vuelven de las profundidades a aterrorizar a nuestro protagonista. Una historia corta, escrita y leída por Rafael Abuchaibe.
  • El Anecdotario podcast

    La historia equivocada

    28:18

    Un ataque de abejas africanizadas le salva la vida a una niña de dos años, ¿o no se la salva? Y un niño cree perder el día más importante de su vida, por culpa de Gabriel García Márquez. Esta semana, en El Anecdotario, dos historias de personas que tienen un recuerdo en la cabeza y, con el tiempo, se dan cuenta de que las cosas no son como las recordaban.
  • El Anecdotario podcast

    Mi problema con el acceso a la música

    10:37

    Rafael dice que el acceso a la música nos hace perder momentos cinematográficos que son naturales, y que la vida nos regala. Pero nos los perdemos por estar conectados a los audífonos. Yo le digo que un amigo me dijo que hay una calle en España en donde la gente baila, pero no creo que sea verdad. 
  • El Anecdotario podcast

    Perderlo todo

    27:28

    La historia de Teodora Vásquez es la de muchas mujeres en América Latina. Una mujer de un pueblo pequeño, que busca mejor vida en la ciudad y trabaja largas horas para darle lo mejor a su familia. Hasta que un accidente cambió su vida, y uno de los días más esperados de su vida se convirtió en el inicio de una pesadilla que aun no termina. Teodora estuvo más de diez años encarcelada en El Salvador, condenada por homicidio agravado.
  • El Anecdotario podcast

    Dos pasos hacia adelante, tres para atrás

    27:55

    Esta semana, viendo las imágenes tan desgarradoras que llegaban desde Afganistán de la gente desesperada tratando de salir de su país, escuchamos muchos testimonios para tratar de entender qué es eso tan horrible que representa el Talibán, que puede llevar a una persona a montarse en un avión que está despegando. Como ya han pasado veinte años desde que el gobierno de Estados Unidos invadió ese país, y nosotros estamos tan lejos de esa realidad, es fácil olvidar cómo era vivir en un país completamente enjaulado por una versión radical del Islam. Para nosotros, que vivimos en occidente, es impensable que el gobierno nos diga que nos tenemos que cubrir la cara para salir a la calle, o que las mujeres tienen que salir acompañadas de un hombre, porque de lo contrario la ley establece que las pueden matar apedradas en un estadio. Y mucho menos se nos ha ocurrido que un presidente o un ministro diga, “aquí ya no se puede oír música”. Hoy, todas esas cosas que para nosotros son impensables, son una posibilidad real para todos los que se quedaron atrás en Afganistán.Malik es, hasta ahora, uno de los que se quedó atrás.
  • El Anecdotario podcast

    La idea

    27:37

    Final de nuestra segunda temporada. Hoy, en El Anecdotario, Una idea… la historia de un hombre que termina sacrificando todo por seguir una idea, el precio que tuvo que pagar por hacerlo y las consecuencias que eso trajo a su vida y a su país.

Descubre los mejores podcast en la aplicación gratuita de GetPodcast.

Suscríbete a tus podcast favoritos, escucha episodios cuando estés sin conexión y déjate sorprender por las recomendaciones personalizadas.

iOS buttonAndroid button